Biblioteca

Biblioteca
"Es llegeix per comprendre's un mateix, per comprendre els altres, per comprendre el nostre temps. I fins i tot per comprendre el passat, el qual, en última instància, és també els passat nostre, passat d'avui. Acudim a l'obra literària a la recerca de noves o millors dades, d'opinions, de coratge, respecte al món que ens envolta, respecte al món de què som part. I el que no sigui això, serà perdre el temps; és a dir, perdre el nostre temps". Joan Fuster, Diccionari per a ociosos. 1964

diumenge, 14 de febrer de 2010

Tastets: El collar de la paloma


El Collar de la Paloma


Feliz San Valentín para todos los enamorados/as de verdad, que se hallan lejos de todos los convencionalismos económicos. Para poder comprobar este amor verdadero leed este fragmento de “El Collar de la Paloma” de Ibn Hazm de Córdoba. La obra, fechada en el año 1022, consiste en un tratado didáctico y lírico sobre el amor y la seducción, refleja con acierto cuestiones de la vida cotidiana en al-Ándalus y constituye uno de los mejores testimonios para entender la mentalidad medieval en la Península.

Sobre las señales del amor

Tiene el amor señales que persigue el hombre avisado y que puede llegar a descubrir un observador inteligente.
Es la primera de todas la insistencia de la mirada, porque es el ojo puerta abierta del alma, que deja ver sus interioridades, revela su intimidad y delata sus secretos. Así, verás que cuando mira el amante, no pestañea y que se muda su mirada adonde el amado se muda, se retira adonde él se retira, y se inclina adonde él se inclina, como hace el camaleón con el sol. […]
Otras señales son: que no pueda el amante dirigir la palabra a otra persona que no sea su amado, aunque se lo proponga, pues entonces la violencia quedará patente para quien lo observe; que calle embebecido, cuando hable el amado; que encuentre bien cuanto diga, aunque sea un puro absurdo y una cosa insólita; que le dé la razón, aun cuando mienta; que se muestre siempre de acuerdo con él, aun cuando yerre; que atestigüe en su favor, aun cuando obre con injusticia, y que le siga en la plática por dondequiera que la lleve y sea cualquiera el giro que le dé.
Otras señales son: que el amante vuelve presuroso hacia el sitio en que está el amado; que busque pretextos para sentarse a su lado y acercarse a él; y que abandone los trabajos que le obligarían a estar lejos de él, dé al traste con los asuntos graves que le forzarían a separarse de él, y se haga el remolón en partir de su lado.[…]
Otra señal es la sorpresa y la ansiedad que se pintan en el rostro del amante cuando impensadamente ve a quien ama o este aparece de súbito, así como el azoramiento que se apodera de él cuando ve a alguien que se parece a su amado, o cuando oye nombrar a este de repente.

A continuación anotad vuestras impresiones.

18 comentaris:

  1. Las señales del amor

    A lo largo del tiempo el amor ha tenido unas características específicas, algunas de las cuales han sido cambiadas o se han logrado mantener hasta nuestros días.

    La señal de la cual se ha hablado en todos los tiempos es la mirada, tal y como Ibn Hazm nos lo expone en “ El Collar de la Paloma” la mirada era el elemento primordial. Este hecho podemos decir que aun se mantiene en la actualidad ya que los ojos son como la clave de los corazones. Los ojos son la puerta de nuestro alma, los que desvelan o esconden secretos.

    También se nos presentan otras señales del amor como el hecho de que el amante no pueda hablar a la persona que no sea su amada. Este echo, en cambio, no se mantiene tan presente en nuestros días y en nuestra sociedad actual ya que existe mucho engaño. Hay muchas personas que deciden compartir su vida con una persona por la cual no sienten nada y entonces deben buscar el consuelo de su vida amorosa en otra persona.

    El hecho de buscar pretextos para poder estar con la persona que se quiere o ponerse de todos los colores al ver al amado, sentir un cosquilleo en el estomago y ansiedad por verle son otras de las señales que el tiempo no ha logrado hacer desaparecer. Hoy en día se siguen sintiendo los mismas cosas al querer.

    Por lo tanto, podemos decir que el mundo en cuanto a la perspectiva amorosa no ha cambiado mucho. El amor mantiene sus peculiaridades a pesar de la fugacidad del tiempo.

    ResponElimina
  2. María Celades Altés9 de març de 2010 a les 18:19

    Cuando te envía un mensaje, ese mensaje es para ti como un tesoro, como un tesoro para tu isla, es tuyo solo tuyo y sabes que en ese mismo momento nadie te lo podrá arrebatar.

    ResponElimina
  3. El hecho de buscar pretextos para poder estar con la persona que se quiere o ponerse de todos los colores al ver al amado, sentir un cosquilleo en el estómago y ansiedad por verle son otras de las señales que el timpo no ha logrado hacer desaparecer. Hoy en día se siguen sintiendo las mismas cosas al querer.

    ResponElimina
  4. Otras señales son las expresiones que se pintan en el rostro del amante en cuando escucha una canción que relate y describa su estado de ánimo. El amante se va a identificar con ella y suspirará ante las frases que le causen su recuerdo.

    ResponElimina
  5. Anciano: Te lo cuento porque mi vida corre ahora peligro al igual que la de tu padre en ese tiempo. Tarde o temprano me van a matar y ese será el hecho que te dará certeza para así poder vengar la muerte de tu padre.

    ResponElimina
  6. Una historia de amor
    Entró en la sala con una mujer joven y otro hombre; travesaron la sala y los tres se quedaron observando la gente que había acudido al baile de nuestro pueblo. Mis padres buscaban a mis hermanas para presentarnos a los tres desconocidos. La mujer era de una belleza extraordinaria y el otro hombre era su hermano, el señor Belman. Antonio era alto y moreno con ojos azules como el cielo de un día de verano. [...]
    Heidi Goddard

    ResponElimina
  7. Con esto me permito decir que el amor es una sensación increíble, eso sí, comparte momentos buenos y momentos malos. Pero desde mi punto de vista creo que cuando hay momentos malos con la persona que amas, es cuando de verdad la conoces. Un día una persona me dijo: Te tienes que enamorar por los defectos, no por las virtudes.

    ResponElimina
  8. Sentí un escalofrío por todo mi cuerpo: me había enamorado. Desde aquel instante perseguía día y noche el susurro de tus pasos, haciendo una leyenda de cada segundo en que mis ojos se hipnotizaban con tu hermosura. Medía la distancia que me separaba de tu corazón y, al fin, me entregué, dejándome llevar por mis instintos, convencida de que aquel sentimiento dejaría de ser tan solo un sueño.

    ResponElimina
  9. Un día estábamos trabajando y él me invitó a bajar a la cafetería del edificio para tomar un café, allí empecé a notar que entre ambos habían unas miradas muy especiales.
    Al llegar a casa por la noche cansada me acosté a dormir, pero no pude conciliar el sueño pensando en aquellos ojos que me miraban tan fijamente. Y acostada pensé en una frase que siempre me decía mi madre “ La primera señal de un amor es la mirada, porque es el ojo la puerta abierta del alma, esta la que se enamora y es para siempre si él piensa lo mismo.”
    Pasaron unos cuantos días, íbamos a tomar café pero como dicen que lo bueno se hace esperar, no tuvimos la primera cita hasta unas dos semanas después.

    GEMMA FERRÉ VIÑA

    ResponElimina
  10. El amor es como un bichito pequeñito pero enorme a la vez que te pica sin que se lo pidas y causa una verdadera enfermedad; la del amor: la pasión, el querer a alguien, la satisfacción, el dolor, el placer, la estimación… estas son las consecuencias del amor. [...]

    ResponElimina
  11. Una señal más, sería cuando estás malhumorado o simplemente triste y solo con verla te cambia el estado de ánimo directamente. Todo te parece bonito y agradable solo por el hecho de ver a esa persona y que harías todo lo posible para que te dijera algo bonito o simplemente mostrar una mueca de agrado que tu siempre tendrías presente.

    ResponElimina
  12. Otra señal es el contacto: un abrazo, una caricia, la ternura que el amante dirige a su amado. Este lenguaje de tacto que tanto se añora y que tanto se aprecia. Esta necesidad de tocarlo, como la madre toma al niño, lo aprieta a su corazón y lo balancea.

    ResponElimina
  13. Otra señal es la persistencia del amante en la mente del amado, que aunque muchos otros problemas haya en su mente, él, siempre él y tan solo él estará en su cabeza, paseándose por su mente, bailando en sus pensamientos, haciéndole danzar la conciencia con su inconfundible y bella figura.

    ResponElimina
  14. Por último, en la señal que estoy totalmente de acuerdo y creo que es la que se ve más es “la sorpresa y la ansiedad” que se puede ver en la cara del amante al ver a su amado o cuando oye su nombre. Es como una especie de acción reacción; ver el amado y al momento se dibuja una enorme sonrisa en el rostro del amante.

    ResponElimina
  15. [...]
    El chico iba bajando la ventanilla y cada vez era más guapo y atractivo, vestía con una camisa negra con rayas lilas y grises dentro del cuello, y cuando repentinamente nos miramos a los ojos, sólo sentí una flecha en mi corazón, una flecha que me llegó de lo más hondo de él. Una sensación muy extraña sentí en mi cuerpo, toda yo era un temblor indefinido. Supe al momento que aquél chico, moreno, con los ojos entre verde y marrón, y una sonrisa perfecta tenía que ser para mí. [...]

    ResponElimina
  16. Los signos del amor son sentimientos que tenemos dentro, que solo nosotros podemos sentirlos, pero los podemos demostrar hacia la persona que queremos. No podemos elegir que los sentimientos quieran a una persona o a otra. Aparecen espontáneamente pero no nos damos cuenta de cuando nacen y los sentimos cuando ya han llegado a un alto nivel de afecto. A veces nos cuesta demostrarlos e incluso no llegamos nunca a revelarlos.

    ResponElimina
  17. Una de las señales de enamoramiento es imaginar un futuro juntos, que van a hacer, cuando lo van a hacer… También el amado se imagina una conversación con la querida, se imagina sus respuestas cuando el está solo y no deja de pensar en esa persona, en la persona que le ha robado el corazón, en la persona que lo ha hechizado.

    ResponElimina